raimundo lafuente

El Tribunal Supremo distingue entre “enfermedad tal cual” y discapacidad a la hora de calificar un despido

Y lo hace en su reciente sentencia de 15 de marzo de 2018, al calificar como improcedente y no nulo el despido disciplinario, por disminución de rendimiento, de una trabajadora en situación de incapacidad temporal por trastorno depresivo grave desde hace 9 meses, considerando que la “enfermedad en cuanto tal” no entra dentro de los motivos de discriminación, pero ello no obsta a que la enfermedad que comporte una discapacidad a largo plazo esté incluida como discapacidad.